fbpx

Cariño, tenemos que hablar 🙂

Gracias por tu interés. Vamos a dar el primer paso, pero antes necesito contarte algo importante. Te llevará dos minutos leerlo, y te ayudará a aclarar ideas y decidir si esto es lo que quieres, y si estás lista para dar el paso.


Yo no quiero venderte nada, ni convencerte de nada. Todo lo hago desde la máxima integridad personal y profesional.


Esta decisión no se puede tomar a la ligera. Tienes que tener el pleno convencimiento de que quieres tomar esta decisión, y empezar un programa de nutrición y ejercicio que puede cambiar tu vida. Y yo debo estar segura de poder ayudarte. Eso implica un compromiso por tu parte, y por la mía. He validado en estos años que para poder llevar a cabo este cambio, juntas, debe haber una conexión previa, y un conocimiento mutuo.


Por este motivo, no trabajo con muchos clientes. No lo digo como algo elitista o excluyente. Simplemente, me gusta trabajar con pocos clientes, y ayudarles mucho. Esa es la única manera de prestar un servicio de calidad, y donde me vuelque al 100% con ellos.


Por eso es muy importante la selección previa, y que mis futuros clientes entiendan esto.


Aquí no encontrarás vídeos de famosas enlatados, ni tablas de ejercicios copiadas de internet. Mi servicio tampoco es comparable con la cuota de un gimnasio, así que si es lo que buscas, encuentra un gimnasio cerca de tu casa, y te deseo toda la suerte del mundo.


En este proceso vas a transformar tu vida, y aprenderás cómo los nuevos hábitos son los que realmente hacen la diferencia en todos los aspectos de tu vida. Cómo te ves, cómo te sientes, cómo descansas, tu estado de ánimo, tu energía, etc. Es ese “algo” que tienen esas personas que las ves y piensas “¡pero cómo lo hace para estar así!”. Y no me refiero (solo) al físico.


Ojo, esto no es una dieta de tres semanas, que rebote después; ni va de ponerse a correr como una loca, para acabar lesionada*.


(*) Aunque hable en femenino con frecuencia, también tengo clientes masculinos.


Hablamos de cambiar hábitos y eso lleva tiempo, y te requerirá cierto esfuerzo y voluntad. No pasa nada por caer, pero siempre hay que levantarse, y para eso estoy yo aquí para decirte cómo vamos a hacerlo. 


Por eso el período mínimo en el que trabajaremos juntas es de tres meses, y los mejores resultados se obtienen a partir de los nueve meses.


Con cada persona, sigo unas líneas de trabajo claras. 


Analizaremos tu historia de lesiones, dolencias, enfermedades previas, intervenciones quirúrgicas, etc. Si tienes análisis recientes a mano, los analizaré también.

Estableceremos un primer programa de ejercicio y de nutrición, teniendo en cuenta también tus gustos y preferencias, tu disponibilidad semanal, y la cantidad de tiempo a dedicar.


Tendrás una app en tu móvil, donde podrás ver tu programa de ejercicios y marcar el seguimiento con detalle. También te daré una tabla con las pautas nutricionales a seguir, donde en cada momento del día marcaremos las proporciones de macronutrientes que necesitas. Es un modelo flexible, que es más fácil de seguir que una dieta.


Muy importante: El seguimiento semanal. Necesito tu feedback, frecuente, y lo más detallado posible. Tanto sobre los ejercicios, la nutrición, tu relación con la comida, cómo te sientes, cómo duermes, y todo lo que quieras contarme. Ah, y también fotos y medidas.

entreno en casa
comida fácil

¿Por qué? Porque tú y yo vamos a hacer las cosas bien, midiendo tus progresos con frecuencia, y cambiando los programas y la nutrición según avances. El cambio tiene que ser gradual, por muchos motivos (evitar lesiones, adherencia a los nuevos hábitos, cambio mental, etc), pero si no tengo tu feedback, tus medidas, etc, no podré ver a qué velocidad avanzas. Te aviso desde ya, porque no quiero ser pesada persiguiendo a mis clientes 🙂. Necesito tu compromiso con las métricas y con el feedback.

Para seguir adelante, son imprescindibles dos cosas:


En primer lugar, que tengas la disposición absoluta de aprender, de querer que sea tu mentora, y que tengas la mentalidad abierta para ello. Seguramente tengas que “desaprender” creencias, rutinas y mitos que llevas haciendo años y que dabas por buenos. Aprender siempre es un ejercicio de humildad, para aceptar una nueva forma de hacer, distinta a la que estamos acostumbrados. Piensa si estás lista para ello.


En segundo lugar, y no menos importante, debes tener ganas de cambiar. Porque esa es la energía para poder adquirir los hábitos que necesitas. Visualizarte en un mañana mejor te ayudará a mantener esas ganas. Piensa que en mi servicio lo que aprenderás es fruto de años de estudio y experiencia, y si no las tienes, no aprovecharás esto todo lo que deberías. Y eso no lo queremos ni tú ni yo.


Perdona que me extienda tanto, pero creo que es mejor hacerlo ahora, y no después. Es lo justo para ti y para mí. Quiero que si sigues adelante, tengas claro todo esto. No es venderte nada por venderte. Mi cupo de clientes es reducido y la atención es máxima. Solo así será de verdadero provecho.


Bien, si has llegado hasta aquí, ¿cuál es el siguiente paso? Pues necesito cierta información de ti, para ver cuáles son tus objetivos, expectativas, y ver si te puedo ayudar.


He preparado una página donde te pediré varias cosas. Se tarda menos de 5 minutos en rellenar, pero por favor, piensa con atención las respuestas. Cuando lo reciba, te escribiré con mis datos de contacto, y agendaremos una llamada gratuita sin compromiso, para comentar tus respuestas antes de una semana.


Muchas gracias por tu tiempo. Y recuerda, el mejor momento, es ahora.

En esta web se usan cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para conocer y crear contenido a tu gusto. Si sigues, entendemos que aceptas.    No sé, cuéntame más
Privacidad